Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Maderas para pérgolas, ¿son soluciones adecuadas?

Una de las dudas que surgen cuando pensamos en instalar una pérgola es qué material escogemos para la estructura. Una de las opciones más clásicas son las maderas para pérgolas, pero ¿es este el material más adecuado? ¿Nos aportará la solución que buscamos para nuestro jardín?

La forma más eficaz de elegir el material es conocer las propiedades, ventajas y desventajas de las maderas para pérgolas.

Versatilidad y belleza

Entre los principales atractivos que presentan las maderas para pérgolas encontramos su gran versatilidad. Con pilares y vigas de madera podemos diseñar estructuras muy diversas en tamaño y forma. Pueden ser solo de madera con una cobertura a base de vigas cruzadas o con un techo de lonas móviles para jugar con la cantidad de sol y aire que dejamos entrar en el habitáculo.

Otro de los atractivos de las maderas para pérgolas es la belleza del material. La madera siempre aporta elegancia a una estructura. Los diseños resultan acogedores y encajan con diferentes estilos de decoración.

Con una pérgola de madera podemos crear un espacio exterior que haga de enlace con el resto de la casa y que amplíe los metros cuadrados habitables de nuestra vivienda. Además, este concepto de extensión con una habitación abierta que encaja perfectamente con el paisaje contribuye a aumentar el valor de la propiedad.

Tipos de maderas

Cuando se va a escoger la madera como material base de nuestra pérgola hay que conocer los diferentes tipos de maderas.

En Europa las maderas más usadas para pérgolas son la de pino, abeto, roble, tilo, haya natural, fresno, sicomoro y castaño. En América se utiliza más el cerezo, el roble americano, el pino de Oregón, maple, nogal y caoba.

Para que la estructura resulte firme es importante escoger una madera dura y entre ellas destaca de la madera de pino y la de caoba. La dureza también está relacionada con la edad, así que cuanto mayor sea el árbol, mayor dureza, pero también mayor coste.  

Atención a los cuidados

Al pensar en los inconvenientes de las maderas para pérgolas hay que hablar de los cuidados que requieren. La madera es un material resistente, pero al estar expuesto a las inclemencias del tiempo sufre.

Si no recibe unos cuidados mínimos se irá deteriorando cada vez más y las consecuencias pueden ser graves. Para evitar esto hay que emplear madera seca y aplicarle unos tratamientos inmunicidas y de impermeabilidad.

Además de esto hay que revisar periódicamente el estado de la madera, aplicar los tratamientos correspondientes, lijar y volver a barnizar.

Otra opción

Es cierto que la madera es muy bonita, pero es más delicada y hay que cuidarla para que esté en buen estado. Estas atenciones puede que no la conviertan en la mejor opción para tu pérgola. Por eso, una buena solución puede ser el aluminio.

Las pérgolas de aluminio ofrecen muchas posibilidades en cuanto al estilo y en mantenimiento son ideales porque es un material muy duro y apenas requiere cuidados.

Abrir chat