Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Pérgola barata, bonita y buena

Las famosas tres “B”, bueno, bonito y barato, también se aplican al campo de las pérgolas. Como es normal todos queremos para nuestro jardín una pérgola bonita y buena, pero a veces lo más difícil es conseguir la tercera B, es decir, la pérgola barata.

Pérgola barata, bonita y buena

¿Qué hace que una pérgola sea barata?

Cuando hablamos de una pérgola barata solemos atender solo a su precio, sin embargo para saber si realmente es económica hay que tener en cuenta otros aspectos.  

Primero hay que considerar el material que se usa para la estructura y la cobertura. Un material de calidad, ya sea madera, metal o materiales de obra, deben ser buenos, de los contrario estaremos tirando el dinero, porque se estropearán fácilmente y/o no darán firmeza a la estructura.

Todo esto está ligado a la durabilidad de la pérgola. Material bueno es igual a mayor tiempo de disfrute de la pérgola y, por tanto, rápida amortización de la inversión.   

Los costes de mantenimiento son también determinantes para saber si tenemos una pérgola barata. Si nuestra pérgola nos ha costado poco, pero pasado poco tiempo tenemos que realizar trabajos de mantenimiento como lijado y barnizado de los postes, recambio de las cuerdas de los toldos o reparación y limpieza de los toldos, tendremos que tener en cuenta esos gastos de mantenimiento respecto al coste inicial de la pérgola.

Otro punto a tener en cuenta para saber si tenemos una pérgola barata es la seguridad que nos proporciona. Si pasado poco tiempo después de su instalación ya no es una estructura segura y debemos realizar trabajos para reforzarla o fijarla, no nos ha salido bien la operación de compra.

Funcionalidad igual a ahorro

Para calcular si algo es barato también debemos considerar su nivel de funcionalidad y los beneficios que nos reporta su uso.

En el caso de una pérgola se puede calcular por el uso que le damos a la misma, que, por ejemplo, al estar en el exterior no gastaremos luz o aire acondicionado o, con las pérgolas adosadas a una pared, al recoger el toldo en invierno y dejar pasar el sol a través de las ventanas estaremos ahorrando en la calefacción interior.

La estética cuenta mucho

La B de bonito importa y mucho en una pérgola. Al fin y al cabo, lo que queremos es una zona de cobijo pero estéticamente bella y que encaje con el estilo decorativo del conjunto de la casa.

En el mercado existen actualmente infinidad de opciones para atender todos los gustos y necesidades sin que esto suponga un coste desorbitado para el comprador. Es más una cuestión de combinar los elementos que configuran una pérgola.

Abrir chat