Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Pérgola bioclimática, protección en tu jardín

Al instalar una pérgola en el jardín buscamos la mejor protección y además que sea lo más natural y ecológica posible. Con una pérgola bioclimática tendremos todo esto.

Las pérgolas bioclimáticas son las pérgolas que tienen un sistema de cobertura superior con lamas orientables. Gracias al cambio de orientación de las lamas se puede controlar la cantidad de sol que queremos que pase a la vez que mejoramos la ventilación del espacio cubierto de nuestro jardín.

Las lamas, realizadas en aluminio, están colocadas de tal manera que pueden dejar entrar el aire o cerrarse y crear un techo estanco. Al estar hechas de aluminio son totalmente resistentes a la lluvia o a la nieve, aislando perfectamente el espacio que tenemos debajo.

Estas pérgolas bioclimáticas cuentan con sistemas de drenaje a través de canalizaciones libres o de canalizado por solera. De esta forma las aguas pluviales se desvían hacia los postes laterales de la pérgola e incluso, si se quiere, se pueden recoger para su posterior utilización.

Las Pérgolas Bioclimáticas permiten disponer de una Temperatura e iluminación correcta en el jardín

La movilidad del sistema de lamas es el que permite tener en cada momento la ventilación y la luz que deseamos. Las lamas de una pérgola bioclimática giran desde los 0 a los 136 grados. De esta manera, por ejemplo con una apertura mínima de 5 grados solo pasará una pequeña cantidad de aire que refrescará el ambiente pero mantendrá la sombra de nuestro espacio protegido en el jardín.

Si lo que se busca es la máxima entrada de luz en las horas centrales habrá que orientar las lamas hasta los 90 grados. Y si lo que queremos es aprovechar los últimos rayos de sol, situaremos las lamas a 135 grados.

Por supuesto, además de la luz, se controla la ventilación. El aire se renueva y se controla de manera natural la temperatura que más conviene para cada momento y cada estación del año.

Las pérgolas bioclimáticas, son Funcionalidad y estilo para tu jardín

Las ventajas que ofrecen las pérgolas bioclimáticas no están reñidas con un diseño innovador y original.

Este tipo de pérgolas se realizan en aluminio, un material que se caracteriza por su ligereza, firmeza y resistencia. Las estructuras de las pérgolas bioclimáticas de aluminio pueden adoptar diferentes formas. Desde las más tradicionales que serían con cuatro postes y, dependiendo del tamaño, con vigas centrales, a estructuras más atrevidas por ejemplo con pilares en cuerva.

Puede parecer que por estar hecha de lamas el estilismo de estas pérgolas está más limitado y que siempre tenderá al minimalismo, pero la estructura base de las pérgolas bioclimáticas también se puede combinar con otros accesorios. Por ejemplo se puede incorporar una instalación de luces que con tonalidades variadas creará ambientes más modernos o románticos.

Dependiendo de los gustos se le puede añadir diferentes tipos de cobertura laterales como pueden ser toldos verticales o celosías con distintos calados. Un motón de posibilidades para crear un espacio único, personal y ecológico.

Abrir chat