Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Cubiertas para pérgolas para protegerlas en invierno

En los meses de primavera y verano la pérgola se convierte en uno de los espacios más usados. Aprovechamos cualquier rato para sentarnos bajo su cobijo y disfrutar. Pero ¿qué pasa cuando llega el invierno? La solución es disponer de cubiertas para pérgolas que estén preparadas para soportar el mal tiempo o tener un sistema de cobertura para preservarlas así de la lluvia y el frío.

Pérgolas resistentes a los meses fríos

Una de las opciones son las cubiertas para pérgolas que por su material y por su sistema de funcionamiento resisten sin problema las bajas temperaturas, la lluvia o la nieve.

La estrella de estos sistemas de cobertura son las pérgolas bioclimáticas. Este tipo de cubiertas para pérgolas se caracterizan por estar hechas de lamas de aluminio que se mueven y varían su orientación entre los 0 y los 135 grados.

De esta manera consiguen mejorar la ventilación natural de la zona consiguiendo regular la temperatura para disponer de la mejor en cada momento. Pero las prestaciones de las pérgolas bioclimáticas no acaban ahí. Por un lado, al estar hechas de lamas de aluminio toleran los cambios de temperatura y, por otro, al ser orientables se pueden cerrar por completo evitando en paso de la lluvia, el viento o la nieve.

Otra de las cubiertas para pérgolas es la hecha con travesaños de aluminio o vigas de madera. Aunque estas últimas pueden sufrir cierto deterioro por la acción del viento y la lluvia, al contar con tratamiento antihumedad no debería estropearse demasiado y permanecer en buen estado.

Sistemas de protección de cubiertas

Al hablar de pérgolas hay un importante número de ellas que están hechas con coberturas más delicadas, por ejemplo los toldos, el cáñamo o el bambú. En el caso de las dos últimas la mejor opción es recogerlo y volverlo a poner cuando llegue el buen tiempo.

 En cuanto a los toldos hay varias opciones. Cuando los toldos son retráctiles se puede instalar un cajetín en el que quede resguardado del mal tiempo o se puede instalar o adaptar una cobertura impermeable que proteja las telas más delicadas.