Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

En determinados espacios, las pérgolas a medida pueden ser la solución

Un pequeño jardín, una terraza de tamaño medio o, por el contrario, una amplia zona de jardín exterior pueden parecer lugares en los que instalar una pérgola es complicado. Sin embargo, existe una solución, las pérgolas a medida.

Una pérgola solo para ti

Cada casa es única y lo que es más importante las necesidades de cada persona también. Por eso, a menudo las propuestas estándar que nos ofrecen los grandes centros comerciales no cubren las demandas concretas que tenemos.

Para atenderlas la solución más eficaz son las pérgolas a medida. Una manera sencilla de tener el espacio de protección que queremos y que necesitamos. 

Pérgola adosada

El factor que más condiciona el tipo y tamaño de la pérgola que podemos instalar en nuestra casa es el espacio. En el caso de una terraza tipo ático la forma de sacar el máximo partido a los metros de terraza es decidirnos por las pérgolas a medida.

Las que ya están hechas pueden resultarnos demasiado grandes o pequeñas y al hacerlas a medida podemos salvar las esquinas y recovecos que puedan existir. En las terrazas el modelo de pérgolas a medida adosadas son muy prácticas solo hay que poner los pilares delanteros y con un sistema de cobertura móvil podremos disfrutar del sol o la sombra según queramos.

Las pérgolas adosadas admiten muchos estilos, desde los de tipo más rústico con estructura de madera, hasta los más modernos con pilares de aluminio y sistemas de cobertura bioclimática.

Pérgola independiente

La otra opción en pérgolas a medida son las pérgolas independientes. Aunque este modelo también se puede instalar en una terraza, suele ser más habitual en los jardines.

Dependiendo de los metros cuadrados que tengamos y del uso que le vayamos a dar a la pérgola diseñaremos un espacio más o menos grande.

En los jardines con piscina una buena opción es situarla cerca de la zona de baño de esta manera se tiene un espacio de cobijo y de disfrute. También es habitual situar una pérgola junto a la casa, creando un espacio añadido que amplía los metros habitables de la casa y que se puede usar como zona de comer.