Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

¿Pérgola de hierro, aluminio o madera?

Una de las preguntas que nos planteamos cuando pensamos en instalar una pérgola es qué material elegir para la estructura. ¿Qué es mejor una pérgola de hierro, de aluminio o de madera? Para salir de dudas lo mejor es conocer los pros y contras de cada opción.

Pérgola de hierro

Uno de los materiales más clásicos para realizar un cenador exterior es el hierro. Es un material fácil de conseguir, barato y que permite muchas opciones de modelado y acabados. Además, una pérgola de hierro será siempre una estructura firme y resistente.

El hierro es un material muy duro que una vez ensamblado e instalado resiste los envites de la climatología y del uso. Así que teniendo en cuenta estas características es positivo apostar por una estructura de pérgola de hierro.

Sin embargo, el hierro también tiene inconvenientes. Uno de ellos es el peso. Es un material pesado que hace que sus estructuras sean pesadas y por tanto no muy aconsejables en algunas ubicaciones como por ejemplo en la terraza de un ático. Por otro lado, una pérgola de hierro será una estructura que demande atención. El hierro se oxida con la lluvia o se ve afectado por los cambios de temperatura y, por tanto, habrá que realizar cuidados de mantenimiento.

Pérgola de aluminio

Otro de los materiales para crear espacios exteriores de protección es el aluminio. A diferencia de una pérgola de hierro la pérgola de aluminio es muy resistente y reclama poco mantenimiento.

El aluminio es fuerte y ligero a la vez. Se pueden realizar estructuras de formas y dimensiones muy diversas y todas ellas serán muy resistentes. Al no oxidarse los gastos y el tiempo que hay que dedicar al mantenimiento son pocos y lo convierte en una opción muy atractiva.

La desventaja de las pérgolas de aluminio es que pueden parecer frías. Aunque se pueden realizar en colores cálidos como el granate, pueden resultar estructuras serias y sobrias.  

Pérgola de madera

La madera, al contrario del hierro y del aluminio es un material que da calidez a las estructuras. Una pérgola de madera resulta acogedora y transmite una sensación hogareña a sus composiciones.

Es uno de los materiales tradicionales para realizar pérgolas de jardín o de terraza y siempre resultan bellas. El inconveniente de las pérgolas de madera es su cuidado. La madera es delicada, aunque se haya escogido una madera dura, resistente y que se haya trabajado bien y sometido a tratamientos de impermeabilidad y de antibacterias se lastima. Por tanto, la demanda de mantenimiento es mayor que la de las pérgolas de hierro y sobre todo de las pérgolas de aluminio.

Como vemos todas las opciones tienen ventajas y desventajas. Todas son válidas y escoger un material u otro es al final una cuestión de encaje con el resto de la estética de nuestro hogar y de preferencias personales.

Abrir chat