Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Pérgolas de forja, aspectos a favor y en contra

Las pérgolas llevan años con nosotros. Estas estructuras sencillas nos proporcionan protección contra los rayos de sol y el viento cuando estamos tranquilamente en un jardín. Y uno de los materiales más clásicos para hacerlas es el hierro, en concreto, las pérgolas de forja. 

Estas estructuras resultan muy bonitas y combinadas con toldos y cortinas dan un toque de distinción a los exteriores, pero también es verdad que debido a las características de este metal surgen una serie de inconvenientes. 

Pérgolas de forja, puntos a favor

Al repasar los puntos positivos de las pérgolas de forja hay que destacar la fortaleza. El metal que se trabaja en la fragua toma una gran firmeza que hace que las estructuras que se ensamblan con ella resulten altamente seguras. Además, gracias a la fortaleza del material se pueden diseñar pérgolas de grandes dimensiones

Otro de los aspectos a destacar es la estética. De todos es conocida la versatilidad de formas y composiciones que permite la forja. Al adquirir pérgolas de forja se puede decir que casi se adquiere arte. 

Pérgolas de forja

Y puntos en contra

Pero no todo es positivo en las pérgolas de forja. Estas estructuras tienen sus inconvenientes y uno de ellos es el peso. Si bien, el material es muy firme y da seguridad a la estructura, también puede ser demasiado pesado.

Esto hace que no resulte apropiado para ubicaciones como por ejemplo en la terraza de un ático. Un lugar en el que contar con una pérgola supone poder disfrutar muchos más días al aire libre y de las vistas desde la terraza. 

Otro de los inconvenientes de las pérgolas de forja es el mantenimiento. La forja lleva un tratamiento especial antióxido, pero al estar a la intemperie es inevitable que sufra. Por tanto, habitualmente una vez al año hay que lijar las partes dañadas, tratarlas y repintarlas. Y esto es latoso y también costoso

Alternativas a las pérgolas de forja

Si no nos convencen las bondades de las pérgolas de forja hay dos opciones interesantes:

  • Pérgolas de madera 
  • Pérgolas de aluminio

Las pérgolas de madera son también una opción con mucha historia. Las composiciones de madera con toldos móviles y con cortinas laterales crean espacios cómodos, acogedores y con una mezcla de aire entre rústico y romántico. Lo malo de esta opción es también el mantenimiento que requiere la madera. La segunda alternativa es una pérgola de aluminio. El aspecto final de estas composiciones es más moderno. Aunque se integra a la perfección en cualquier tipo y estilo de casa. Lo más positivo de este material es que es muy fuerte y a la vez ligero, resistente, versátil y, lo mejor, apenas necesita mantenimiento.

Abrir chat