Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Amplía la zona habitable de tu casa con pérgolas de pared de aluminio

Unos metros cuadrados más de casa nunca vienen mal y una forma sencilla de conseguirlos es con pérgolas de pared. Estas estructuras se unen a la fachada de la casa y habilitan un espacio extra que puedes destinar a comedor o zona de relax. Explora las diferentes opciones de pérgolas de pared de aluminio que puedes instalar. 

Pérgolas de pared con cubierta de lona

Esta es una de las opciones más comunes porque resulta muy práctica y ventajosa. Instalar pérgolas de pared con estructura de aluminio es sencillo y además económico. Ya sea una pérgola de jardín o para una terraza de un ático el entramado es más simple, solo dos pilares y la estructura del techo que se sujetan al muro de la casa.

La cobertura con toldos permite la personalización de la pérgola escogiendo el tipo de tejido, el color, estampado y tratamientos especiales para hacer más resistente la lona. Otra de las ventajas de este tipo de pérgolas de pared es que puedes recoger o estirar el toldo según te apetezca. 

De esta manera tienes mayor control sobre la temperatura y puedes disfrutar del sol, evitarlo y jugar con la sombra dependiendo de la época del año y las horas. Además, al tener un techo retráctil cuidas los toldos protegiéndolos de las inclemencias y dando más años de vida a tu pérgola. 

Descubre las pérgolas con techo de cristal 

Otra de las opciones en pérgolas de pared son las de techo de cristal. La estructura más habitual suele ser de aluminio, un material ligero y a la vez resistente que combinado con un techo de cristal crea una pérgola moderna y práctica

El mayor atractivo de las pérgolas de pared con techo de cristal es que crean una zona de protección con máxima luminosidad donde podrás leer, trabajar o comer con los tuyos. 

Máximo control con pérgolas de pared con sistema bioclimático

Si lo que buscas es aprovechar al máximo los metros extras que da una pérgola, lo que necesitas es un sistema bioclimático. Este tipo de protección consiste en una estructura de superior a base de lamas de aluminio regulables que permiten controlar la ventilación y temperatura del espacio inferior. 

Las lamas orientables oscilan entre 0 y 135 grados de manera que, según la época del año y la climatología, se abren o cierran. De esta manera puedes disfrutar de un porche a tu medida durante todo el año. 

Abrir chat