Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Cómo montar una pérgola de aluminio a pie de piscina

La combinación pérgola y piscina es un tándem perfecto para disfrutar de tu jardín. Si quieres saber qué debes tener en cuenta y cómo montar una pérgola de aluminio te lo explicamos a continuación. 

Pasos previos a aprender cómo montar una pérgola

Antes de aprender el cómo, plantéate por qué y para qué quieres una pérgola. Esto es importante para decidir las dimensiones, la forma y la ubicación. Por ejemplo, si quieres una estructura solo para descansar después de un baño y protegerte de la intensidad del sol, te bastará con una pérgola de dimensiones reducidas. Una estructura sencilla con techo fijo o son unos simples travesaños de aluminio. 

Pero si quieres aprovechar la construcción para crear una zona que combine un espacio para comer y otro para descansar, necesitarás una pérgola más grande. Esta estructura resultará más práctica si instalas un techo móvil que te permita jugar con el sol y la sombra y controlar la temperatura del interior. 

En cuanto a la ubicación. Observa la orientación de la casa, ten en cuenta las horas de sol y escoge la zona de la piscina donde resulte más práctica la pérgola. 

Cómo montar una pérgola

cómo montar una pérgola

Una vez que te tengas claro qué quieres y dónde lo quieres, sí que hay que aprender cómo montar una pérgola de aluminio junto a la piscina. 

Aunque siempre es mejor contar con el asesoramiento y ayuda de especialistas, lo primero que debes buscar es una ubicación que te permita fijar bien la estructura. El aluminio es un material firme y ligero a la vez, pero necesita una base sólida donde anclar los postes, así que mucha atención si instalas la pérgola en el césped. 

Una vez colocados los postes llega el momento de las vigas horizontales que dan forma a la estructura. Fíjate bien en las piezas que debes ensamblar y de qué modo. Una equivocación puede dañar la instalación. 

El siguiente paso es armar la cubierta. Si esta es de travesaños de aluminio fijos, asegúrate de que los ajustas bien y de apretar bien los tornillos. En caso de que la cubierta sea móvil, el montaje requiere más atención. Los raíles, las cuerdas, las lonas, los anclajes y los topes. Todo debe quedar bien encajado para que puedas extender y recoger los toldos sin problemas. 

Y ya está listo, tendrás una pérgola junto a tu piscina. Pero si no te convence el proceso, siempre puedes ponerte en manos de expertos del sector de las pérgolas y pensar solo en disfrutar. 

Abrir chat