Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Ideas para pérgolas en terrazas

Las pérgolas en terrazas son una de las soluciones más prácticas para aprovechar aún más ese espacio privilegiado de tu casa. Para que consigas tener una pérgola práctica y que a la vez sea un elemento destacado del interiorismo de tu casa, te damos algunas ideas que te sirvan de inspiración. 

Dos sistemas de cubierta para rascar horas a la terraza

Un ático con terraza está guay, vistas, aire libre… Pero ¿qué pasa cuando llega una ola de calor o el fresco o tormentas de verano? Para que ni la estación del año ni la climatología marquen el tiempo de disfrute de tu terraza, lo mejor es estar preparado y disponer de una pérola. 

Las dos mejores opciones para una pérgola de terraza que te proponemos son:

  • Pérgola de toldos móviles. Son las pérgolas que conocemos de toda la vida, una estructura de aluminio con toldos móviles que extiendes o recoges según desees. Actualmente dispones de una amplia gama de tejidos que se adecúan a las necesidades de cada caso. Por ejemplo, tienes telas microperforadas que permite pasar el aire para una mejor ventilación y evitar el efecto succión. También hay telas con tratamiento especiales para resistir la lluvia, con tejidos con PVC y tratamiento antihongos. 
  • Pérgola bioclimática. Es una de las tendencias de moda por su gran versatilidad. La cubierta está diseñada para permitir usar este espacio todo el año. Gracias a las lamas de aluminio orientables se controla la cantidad de aire que pasa al interior para controlar la temperatura. La cubierta dispone también de un sistema de gomas entre las lamas que cuando se cierran consigue que el techo sea totalmente hermético. Así se logra un aislamiento perfecto que, en caso de lluvia, permite seguir disfrutando de la terraza. 

Detalles que personalizan tu pérgola

Estos dos modelos de pérgola se pueden personalizar de distintas maneras. Una de ellas es con las dimensiones. Una pérgola hecha en exclusiva para ti se adapta a tu espacio. No tiene que ser un cuadrado o un rectángulo perfecto. Puedes salvar una pendiente del terreno, un árbol, la línea no recta de un muro… La pérgola se amolda a tu espacio para sacarle el máximo partido. 

En cuanto a la cubierta, si has elegido una pérgola bioclimática tienes menos opciones. La puedes personalizar con el color ( negro, gris, blanco…), pero puedes añadir otros elementos como cortinas de cristal laterales, celosías o días para plantas trepadoras. 

En las pérgolas de toldo, la personalización es más sencilla. Puedes arriesgar con colores que se salgan de los tonos blanco y tierra y apostar por una naranja terracota,  un gris plata o un verde musgo. Y si eres más atrevido, puedes escoger rayas, cenefas o cualquier otro estampado. Si quieres darle un toque chill out piensa en unas cortinas laterales de gasa o más gruesas de lino. Esto, junto con el mobiliario, plantas y unas velas te permitirán crear un ambiente especial del que no querrás salir.