Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Pérgola de madera, aluminio, hierro o de construcción

Tener un lugar protegido en el que disfrutar tranquilamente de una tarde de verano es algo que las personas que disponen de una terraza o de un jardín se plantean construir. La cuestión es decidir de qué material se realiza: una pérgola de madera, de aluminio, de hierro o de obra.

Cada una ofrece sus ventajas e inconvenientes, así que lo mejor es tener en cuenta todas las opciones y ver cuál es la que encaja mejor con nuestros gustos y necesidades.

Pérgola de madera

La pérgola de madera es una de las opciones clásicas. La madera es un material fuerte, moldeable y que permite realizar diseños de todo tipo de dimensiones. La pérgola de madera es una de las elecciones más comunes para instalar en un jardín y crear un refugio tipo cenador o porche.  

Este material es además muy bonito y cualquier construcción realizada en madera resulta acogedora. Es además ideal para entornos rurales donde encaja con el estilismo rústico.

Los inconvenientes de la pérgola de madera están relacionados con los cuidados que precisa este material. Los cambios de temperatura y otras inclemencias del tiempo hacen que haya que realizar cuidados de mantenimiento para preservar su buen estado.

Pérgola de aluminio

Las pérgolas con estructura de aluminio son unas de las más demandadas últimamente. Permiten realizar infinidad de diseños y combinaciones y son muy resistentes.

El aluminio es un material que reúne muchas ventajas frente a otros materiales. Es fuerte y ligero a la vez y es altamente resistente a las inclemencias del tiempo lo que se traduce en un escaso mantenimiento.

Combinado con toldos o si se busca mejor climatización, con un sistema bioclimático, la pérgola de aluminio puede crear un espacio del que se puede disfrutar todo el año.

Pérgola de hierro

La mayor ventaja de la pérgola de hierro es que es muy resistente. Es un material fuerte que garantiza que la estructura permanecerá firme y segura en su ubicación aunque se produzcan fuertes rachas de viento.

El inconveniente es que se puede oxidar y que hay realizar cuidados de mantenimiento para que esté en buen estado.

Pérgola de construcción

Las pérgolas de obra o de construcción no cabe duda de que son muy fuertes. Se convierten en un elemento más de la vivienda combinando la alta protección con la libertad del aire libre.

El inconveniente es que precisan más espacio. Por pequeñas que se quieran construir necesitan espacio, cimentación y el techo, si es de tejas, resta libertad para dejar pasar más o menos cantidad de aire y luz como permiten las pérgolas con techo a base de lonas móviles.