Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Pérgolas desmontables

Las pérgolas desmontables son una solución práctica y cómoda que permite disfrutar de un espacio protegido durante la temporada de primavera y verano.

Cuando el calor aprieta todos buscamos el refugio de una sombra. Una pérgola nos proporciona esa protección que nos permite estar a cubierto pero a la vez libres de las paredes de la casa.

Cuando tú quieras y donde tú quieras

Las ventajas de las pérgolas desmontables son principalmente dos: que la instalas donde quieras y cuando quieras y el resto del tiempo tienes el espacio libre.

Gracias a sus mecanismos desmontables, cuando comienza el buen tiempo se colocan los postes y techumbre y se pueden comenzar a disfrutar del aire libre.

El ensamblaje de las piezas no es complicado y siguiendo las instrucciones de montaje en poco tiempo la pérgola estará instalada.

Al ser desmontable si unos meses más tarde o al año siguiente se quiere cambiar de ubicación no hay problema. Basta con buscar una buena base, nivelar el terreno y comenzar con el proceso de montaje.  

Seguridad

Respecto a la seguridad hay que estar tranquilos porque las pérgolas desmontables están diseñadas para garantizar la estabilidad y firmeza de la estructura.

Los ensamblajes, soportes y herrajes son de máxima calidad y han sido testados para verificar su resistencia.

Además, dependiendo de los modelos, se pueden añadir sistemas de anclaje supletorios para que las pérgolas desmontables sean aún más resistentes, por ejemplo, a las tormentas o fuertes rachas de viento.  

En perfecto estado

Otra de las ventajas de las pérgolas desmontables es que se mantienen durante mucho tiempo en perfecto estado. Al desmontarse no tienen que soportar las épocas de lluvias, de fuertes vientos o incluso de nieve.

De manera que las cubiertas, sobre todo si son de lona, no sufren ese desgaste y alargan su vida útil.