Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Pérgolas pequeñas y grandes

El diseño de una pérgola admite todos los tamaños, desde pérgolas pequeñas a pérgolas grandes. La versatilidad de este tipo de estructuras hace que cada cliente tenga la pérgola que mejor encaja con su espacio.

Cuando se decide poner una pérgola en un jardín o terraza lo que buscamos es combinar aire libre y protección. Para lograrlo lo primero es examinar bien el espacio del que disponemos y encontrar la ubicación perfecta para nuestra pérgola.

¿Qué dimensiones de pérgola necesito?

En esta búsqueda del lugar idóneo para una pérgola debemos pensar para qué queremos este espacio. Si le vamos a dar un uso solo relacionado con la protección del sol al salir de la piscina, si va a ser una zona de descanso y relax o si la vemos más como una extensión de la casa que tendrá funciones de comedor al aire libre.

Saber el uso que vamos a darle a nuestra pérgola determinará los muebles y accesorios que vamos a colocar y, por tanto, las dimensiones que tendrá que tener.

Pergolas pequeñas y grandes

Cómo sacar el máximo provecho a las pérgolas pequeñas

Para disfrutar del buen tiempo pero con la protección de un techo, las pérgolas pequeñas son suficiente. Los diferentes modelos y estilos con los que podemos crear nuestra pérgola nos permitirán tener un espacio único y práctico.

Las estructuras actuales roban el menor espacio garantizando la firmeza y seguridad de la pérgola. Hay pilares y columnas de aluminio finos que ocupan poco espacio y permiten dedicar todo el espacio a la instalación de sillones, mesas o aquello con lo que queramos vestir la pérgola.

Para aprovechar al máximo el espacio de una pérgola pequeña elegiremos muebles ligeros que podamos mover con facilidad para redistribuir los espacios según las necesidades de cada momento. 

Pérgolas de grandes dimensiones, ¿dónde resultan prácticas?

Decidirse por una pérgola de grandes dimensiones supone que tenemos una terraza grande o un jardín bien amplio. Es decir, espacios donde tienen cabida todo lo que queremos.

Aunque esto sea así, es importante pensar para qué queremos una pérgola grande y si vamos sacarle partido. Desde luego, que tener una pérgola de grandes dimensiones permite crear espacios diferenciados pero unidos a la vez.

De este modo podremos disfrutar de una zona para comer y sin necesidad de mover nada tendremos al lado otra zona de relax.