Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Pérgolas en el exterior, ideal para disfrutar

Las pérgolas en el exterior son una de las mejores formas de disfrutar de una terraza o de un jardín. Las opciones para construir nuestra propia pérgola son muchas.

Aunque se parte de una estructura base de columnas y techumbre las posibilidades estilísticas son casi infinitas.

Según los gustos de cada cliente se pueden hacer diseños de lo más diversos, estilismos de líneas sencillas y puras o con un aire más rústico o campero.

Tamaños y formas para todos los gustos

Las pérgolas en el exterior dan la posibilidad de ampliar los metros cuadrados habitables de una vivienda.

Gracias a su estructura que permite tener un espacio abierto y protegido a la vez o un espacio completamente cerrado, se dispone de un lugar versátil al que sacaremos mucho provecho.

Una pérgola para lo que tú quieras

Cuando se proyectan las pérgolas del exterior debemos pensar para qué la queremos. En función de ello decidiremos el tamaño que mejor nos permitirá disfrutar del aire libre.

Por ejemplo, si queremos una pérgola que habite un espacio como comedor debemos tener en cuenta el número de comensales, las dimensiones de la mesa y de las sillas y espacio para muebles supletorios.

Si para lo que queremos la pérgola es como un sitio de relax y de descanso, por ejemplo, al salir de la piscina, las dimensiones pueden ser más reducidas.

Otro uso es el de una pérgola en una terraza de un ático. En este caso, la pérgola puede convertirse casi en un porche. Para ello se suele instalar unos pilares o columnas fuertes y sólidos que garanticen la firmeza de la estructura porque una de las cosas que hay que prever en un ático son las fuertes rachas de viento.

Sistemas de cobertura   

En cuanto a la cobertura de estas pérgolas se puede elegir travesaños de aluminio fijos que garanticen un espacio de sol y sombra y que permanezcan inalterables ante fuertes vientos. Otra opción son los toldos. Lonas de diferentes materiales y resistentes al agua o con protección solar.

Por último, están las pérgolas bioclimáticas, un sistema de cobertura mediante lamas de aluminio orientables. De este modo, se cambia la orientación para tener en todo momento la temperatura y protección que queremos.