Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

¿Qué materiales para pérgolas existen?

Existen diferentes materiales para pérgolas con los que construir estructuras sólidas y resistentes bajo las que encontrar una sombra para descansar tranquilamente.

Dependiendo de la ubicación de la pérgola puede ser más adecuado que la estructura sea de un material u otro. Entre los materiales para pérgolas más usados destacan el aluminio, el hierro y la madera. Sin embargo, por distintos motivos el aluminio se presenta como el más recomendable.

Cuando se escoge entre los posibles materiales para pérgolas los aspectos que más influyen son la resistencia y las opciones de diseño. Y para estas dos cuestiones el aluminio soldado es un material excelente.

Las pérgolas, ya sean para una terraza o para un jardín, están expuestas a las inclemencias del tiempo. Deben soportar sol, viento, lluvia, heladas… condiciones a veces extremas que pueden dañar y acortar la vida de las pérgolas si no están hechas de un material altamente resistente.

En el caso de las pérgolas de aluminio la durabilidad y resistencia están garantizadas. El aluminio es un material que presenta unas características que hacen que los cambios de temperatura o la lluvia no le afecta como lo hace a la madera.

El aluminio es un material que no se oxida, por tanto además de ser resistente significa que no se deteriora y permanece en buen estado durante mucho más tiempo. Esto a su vez supone para los dueños de una pérgola de este material menos gasto en cuidado y mantenimiento de la estructura de la pérgola.

Por otro lado, disponer de una pérgola de aluminio es tener una estructura firme, que resiste los golpes y envites del día a día sin registrar daños y garantizando la firmeza de la estructura. Todo esto a su vez convierte al aluminio en uno de los materiales para pérgolas que mayor seguridad ofrece. El aluminio es un material fuerte y a la vez ligero que no sobrecarga las estructuras con un peso excesivo como puede ser, por ejemplo, el hierro. Esto lo convierte en la elección adecuada para pérgolas de terrazas, donde es importante no incrementar la zona con un gran peso.

Además, el aluminio es un material para pérgolas que permite diseñar distintas estructuras, jugar con las formas e incorporar maceteros, enganches o celosías que ayuden a dar un toque único y personal a la pérgola.

Abrir chat