Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Sencillas, las pérgolas minimalistas

Actualmente conviven multitud de estilos decorativos que permiten plasmar la variedad y singularidad de cada persona. Dentro de ellos destaca el estilo nórdico con su sencillez, líneas puras y sobriedad. Este estilo también se extiende al ámbito de las terrazas y jardines, destacando en ellas las pérgolas minimalistas.

En un espacio exterior lo que buscamos es la tranquilidad, la relajación y la armonía con el medio ambiente. Para lograrlo las pérgolas minimalistas resultan ideales.

Prácticas, sencillas y armoniosas         

Cuando se habla de pérgolas minimalistas no hay unos cánones establecidos. Simplemente se hace referencia a unas pérgolas cuya estructura es la base y centro de todo.

Estas pérgolas minimalistas prescinden de elementos ornamentales como los que se usan en las estructuras de tipo rústico o de líneas neoclásicas, con molduras, bordes o soportes adicionales.

El objetivo de las estas estructuras es resultar práctica a los usuarios; es decir, dar cobijo y habilitar un espacio en el que disfrutar del aire libre el mayor tiempo posible.

Otra de las ventajas de las pérgolas minimalistas es que encajan perfectamente con el entorno. Las líneas sencillas realizadas en diferentes colores contribuyen a crear una armonía en la terraza o jardín integrándose de manera discreta con el conjunto de la vivienda.

Una pérgola que no pasa de moda

Al apostar por las pérgolas minimalistas se apuesta por una estructura que no pasará de moda, por un espacio de líneas puras y simples que resultará siempre actual.

La sencillez y el minimalismo de estas pérgolas es una ventaja frente a otros estilos que resultan muy atractivos en un momento dado, pero que pasado poco tiempo quedan obsoletos y se ven pasados de moda.

En resumen, las pérgolas minimalistas además de prácticas son muy duraderas y económicamente rentables porque la inversión destinada a ellas se rentabiliza rápidamente.