Pergolas de Aluminio

INSTALACIONES EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Tres ventajas por las que instalar una pérgola de aluminio

Instalar una pérgola de aluminio en una terraza o en un jardín es una manera sencilla y económica de aprovechar al máximo este espacio al aire libre. Decantarse por un material u otro puede ser una cuestión difícil en la que hay que analizar las características de cada material. En el caso de las pérgolas de aluminio le contamos tres ventajas que hacen del aluminio un material ideal para estas estructuras.

  1. Diseño. Cuando se quiere crear un espacio para tener cobijo del sol y de la brisa fresca de las noches de verano, se busca también que sea un espacio bonito, acogedor y con personalidad. Es decir, que tenga un diseño que encaje con la decoración de la casa y a la vez que sea algo único, nuestro. Las estructuras realizadas con aluminio permiten diseñar pérgolas originales porque es un material con el que es fácil trabajar y que se adapta a las necesidades de cada caso. Se pueden hacer postes redondos, cuadrados, anchos o muy finos sin que esto afecte a su firmeza. Al poder jugar con los tamaños y las formas los diseños creativos aumenta. Se puede instalar una pérgola de aluminio que esté apoyada en la pared y que quede incorporada como un porche a la casa o terraza. De esta manera se consigue ampliar el espacio habitable de la vivienda con un lugar que puede estar cubierto o tapado según las condiciones climatológicas y las preferencias de cada persona.
    Por otro lado, también se puede instalar una pérgola de aluminio en cualquier parte de un jardín, creando una estructura independiente de la casa que habilite un lugar abierto, pero a la vez protegido donde pasar las tardes y noches de verano con amigos y familia.
  2. Resistencia. Otra de las ventajas de instalar una pérgola de aluminio es que este material es altamente resistente y con ello podrá disfrutar de un espacio seguro donde resguardarse de la intensidad del sol. Un material como el aluminio permite realizar pérgolas de grandes dimensiones gracias a la resistencia de este material. Pero que sea resistente no quiere decir que sea pesado; al contrario, el aluminio es muy ligero. Por este motivo se puede instalar una pérgola de grandes dimensiones sin que sea una estructura de gran peso que pueda resultar poco apropiada para una terraza de un ático.
  3. Mantenimiento. Cuando se instala una pérgola también se tiene en cuenta los costes de mantenimiento. Pues bien, las pérgolas de aluminio tienen un mantenimiento bajo, es un material muy resistente a las inclemencias del tiempo y que no se oxida, por lo que hay que invertir poco tiempo y materiales para que esté en buen estado. Además tiene una gran durabilidad, una ventaja que hace que la inversión en este tipo de pérgola resulte muy rentable.
Abrir chat