Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Una alternativa, las pérgolas de segunda mano

Querer disfrutar del buen tiempo bajo una pérgola en tu terraza o jardín no tiene que ser caro. Una forma de lograrlo es mediante pérgolas de segunda mano. Un desembolso asequible que permite instalar fácilmente un sistema de protección contra el viento y el sol.

Instalación sin complicaciones

Al hablar de pérgolas de segunda mano la opción que mejor resultado ofrece es la pérgola de aluminio. Las estructuras realizadas con este material son fáciles de desmontar y volver a instalar sin que la firmeza y seguridad de la estructura se vea reducida.

Dentro de las pérgolas de segunda mano de aluminio hay muchas opciones en cuanto a formas y dimensiones. Las medidas más habituales para un jardín suelen oscilar entre los 3×3 y los 3×4 metros, este espacio crea un habitáculo suficiente para disponer de sitio para comer cómodamente o para tener un lugar donde descansar y relajarse.

El sistema de cobertura de las pérgolas de segunda mano suele ser con toldos o con travesaños de aluminio. Cualquiera de los dos sistemas permite desinstalarlo e instalarlo de manera sencilla garantizando su buen estado.

Motivos para optar por la segunda mano

Una de las principales razones por las que se escogen las pérgolas de segunda mano es el ahorro. Al comprar algo seminuevo el coste es obviamente menor.

Hay muchos casos en los que se ha comprado una pérgola para una terraza o un ático, pero que por distintos motivos como una mudanza o simplemente por el no uso se decide prescindir de ella. Suelen ser productos en perfecto estado que continúan con todas sus prestaciones, pero que al ser pérgolas de segunda mano reducen su precio final.    

Al decirse por las pérgolas de segunda mano hay que comprobar el estado del material, que los mecanismos del sistema de cobertura funcionan correctamente y realizar un correcto desmontaje de la misma para que no falte ninguna pieza.