Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

La pérgola metálica es una buena opción

El día a día nos estresa. El trabajo, los desplazamientos, las tareas de casa… el ritmo agotador de vida que llevamos hace que deseemos llegar a casa y descansar. Para encontrar y disfrutar de esa paz que buscamos una pérgola metálica es una buena opción.

Tener una terraza amplia o un jardín es ya una gran ventaja para tener una zona al aire libre donde esparcir nuestra mente, pero esa libertad puede verse acechada por las condiciones climatológicas, ya sea demasiado sol y calor o viento y lluvia.

La pérgola metálica es una buena opción

La protección que necesitas

Para que el tiempo no te impida disfrutar de tus momentos de relax, piensa en instalar una pérgola metálica.

Esta sencilla estructura te permite crear un espacio exterior en el que estarás protegido de la fuerza de los rayos de sol, de las corrientes de aire o de la lluvia.

Para lograr este refugio de disfrute no es necesario ni realizar grandes desembolsos ni grandes obras. Si eliges una pérgola metálica tendrás en poco tiempo y sin molestias lo que buscas.

Funcionalidad y resistencia

Existen varias opciones en cuanto a los materiales para realizar una pérgola. Están las clásicas de estructura de madera, las de obra y las metálicas. Las ventajas que reúne este último material frente a otros son las que hacen que sean las más demandadas en el mercado.

Una pérgola metálica destaca por su funcionalidad. El metal, casi siempre aluminio, es muy versátil y permite hacer diseños muy diferentes. Se puede jugar con las formas y grosores de los soportes y vigas creando multitud de formas.

Por otro lado el metal es un material muy fuerte. Su resistencia es muy alta y garantiza que las estructuras serán firmes y seguras.

Estética y diseño

Pero cuando instalamos una pérgola en nuestra terraza o jardín también buscamos que sea bonita y que encaje con el conjunto de la estética de nuestra casa. Y una pérgola metálica puede ofrecernos todo esto.

Al diseñarla podemos decidir el ancho y forma de los pilares así como la altura y dimensiones del techo. Si esto se combina, por ejemplo, con un sistema de cobertura mediante toldos retráctiles tendremos una pérgola práctica y estéticamente a nuestro gusto.