Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

La pérgola plegable puede ser muy útil

Tener un espacio protegido en el jardín es realmente algo muy práctico, pero ¿merece la pena tenerlo todo el año? Una opción para disfrutar solo de él cuando lo necesitamos es una pérgola plegable.

Cuando tú quieras

La pérgola plegable tiene la ventaja de que la pones y la quitas a tu antojo. En cuanto llega el calor, que en los últimos años es cada vez antes, pues la vuelves a instalar sin problema.

Pero cuando la época de estar al fresco termina y la lluvia y las heladas comienzan la pérgola plegable se recoge y guarda hasta la temporada siguiente.

Mayor durabilidad

La mayor ventaja que presenta una pérgola plegable es su mayor durabilidad. Al no estar expuesta a las inclemencias del tiempo se mantiene en perfecto estado mucho más tiempo. Las pérgolas fijas a pesar de que dispongan de telas especiales y con tratamientos antihumedad sufren más.

Una pérgola que se haya realizado a medida también se puede diseñar para que sea desmontable. El coste puede elevarse un poco, pero antes de descartarlo hay que hacer números.

Económicamente rentable

A la hora de calcular el coste de una pérgola plegable hay que tener en cuenta varios factores.  Es cierto que al recogerse y extenderse las lonas y demás mecanismos sufren más, pero ese desgaste no es comparable con los meses a la intemperie y sin uso.

Si se deja una pérgola durante los meses de invierno en el jardín inevitablemente los pilares, soportes, lonas y sistemas móviles se deteriorarán y con la llegada del buen tiempo habrá que realizar una puesta a punto, con el consiguiente desembolso.

Fácil de montar

Cuando se piensa en una pérgola plegable se tiene la idea de algo muy costoso y engorroso de quitar y poner. Sin embargo, actualmente están diseñadas para plegar y montar de manera rápida y sencilla.

No hay que ser un ingeniero ni un experto manitas para seguir las indicaciones y poder disfrutar cuando se quiera de un espacio protegido.