Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Pérgolas: jardín y plantas plenamente en sintonía

La instalación de pérgolas en el jardín es una de las ubicaciones más habituales. De manera sencilla se amplía la zona habitable de la casa pero además en esta ocasión con un espacio que combina protección con aire libre.

Las pérgolas de jardín pueden ser de tamaños muy diversos. Desde un espacio mínimo destinado a colocar solo una mesa y cuatro sillas hasta crear un porche de varios metros en los que se puede instalar una zona para comer y otra de descanso y relax.  

Cobertura y decoración

Para dar un toque especial a las pérgolas de jardín se pueden incorporar plantas. Éstas, además de contribuir a la decoración, se pueden convertir en el sistema principal de cobertura.

Es el caso de las pérgolas realizadas con travesaños superiores. Si en la base de los pilares de la estructura se plantan algún tipo de enredaderas o una parra, las ramas irán trepando y entrelazándose por las columnas y vigas del techo.

De este modo se obtendrá un espacio protegido gracias a la naturaleza que proporcionará una sombra fresca, acogedora y además bonita.

Estructura de madera o metal

Para las pérgolas de jardín los materiales más empleados son la madera y el metal. Las dos opciones proporcionan espacios firmes y seguros donde pasar una tranquila tarde de verano.

Las pérgolas de madera aportan un toque rústico y acogedor que encaja perfectamente en una casa de campo, mientras que las pérgolas de aluminio o de otro tipo de metal dan un aire más moderno al jardín. Por tanto resultan más adecuadas para jardines de casas de ciudad o chalés  adosados en urbanizaciones.

Plantas para las pérgolas de jardín

Entre las plantas que podemos escoger para las pérgolas de jardín están todas las trepadoras. Algunas de ellas son:

  1. El rosal trepador. Su combinación de hojas y flores crea una sensación de bienestar y además es una planta de gran resistencia a las inclemencias del tiempo.
  2. Madreselva. Es una planta muy resistente aunque necesita mucha luz.
  3. Jazmín. Esta planta crece muy rápido y crea un entorno plagado de sus pequeñas flores que además tiene mucho aroma.
  4. Parra. Esta planta es muy resistente y soporta temperaturas muy bajas de hasta -15ºC y por su puesto tendremos sus racimos de uvas.
  5. La Glicina. Esta planta trepadora destaca por su belleza y agradable olor. Es de hoja caduca y se caracteriza por sus flores en racimos que cuelgan hacia abajo. Sus colores suelen ser rosa, lavanda y blanco. Es muy resistente al frío.
  6. Hiedra. Es de hoja perenne y crece de manera muy rápida. Es muy resistente y crea espacios muy tupidos y frescos.
  7. Buganvilla. Es una de las plantas trepadoras que más se ven en zonas templadas y destaca por la cantidad de flores que crean un manto de color. De color rojo, fucsia, amarillo o violeta, la buganvilla necesita un riego ligero.
  8. Guisante de olor. Son ideales para climas templados y necesitan mucho sol.
  9. Campanilla morada. Esta enredadera crece de manera muy rápida. Sus tallos son muy fáciles de dirigir y su flor se abre al amanecer.
  10. Kiwi. Esta planta de hoja caduca da mucha alegría a las pérgolas de jardín además de proporcionar unas frutas jugosas y saludables. Resiste temperaturas de hasta -15ºC, pero necesita el suelo bien drenado y con nutrientes.

Decoración baja

También se puede jugar con la instalación de plantas solo como elemento decorativo. Para estos casos el tipo de plantas que escogeremos serán las no trepadoras y habrá que tener en cuenta la luz directa que soporta la zona. Por tanto, si hay mucho sol se pueden plantar petunias o geranios y si la pérgola está más a la sombra se puede poner una hortensia.

Múltiples opciones para tener pérgolas de jardín bellas y naturales.