Pergolas de Aluminio

  • 91 646 90 04

Pérgolas de aluminio, ligeras y muy estéticas

El material del que hacemos nuestra pérgola es muy importante. Además de ser determinante en aspectos como la resistencia, influye en la estética final del producto y también en su mantenimiento. Descubre las ventajas de las pérgolas de aluminio.

pergola de aluminio

Aluminio frente a otros materiales

A parte del aluminio para realizar pérgolas de jardín o de terraza hay varios materiales que también resultan idóneos como el hierro, la madera o los materiales de obra.

Todos garantizan estructuras firmes y sólidas y sus diseños pueden ser muy variados. Pero entre ellos las pérgolas de aluminio acumulan una serie de ventajas que pueden inclinar la balanza hacia su elección.

Entre los puntos positivos del aluminio destaca la firmeza de las estructuras. La base de cualquier pérgola son cuatro pilares unidos con vigas y si se escoge el aluminio esta estructura será muy fuerte y resistente. Una vez insertados los pilares en el suelo la pérgola permanecerá firme y soportará sin problema cualquier inclemencia del tiempo sin que tengamos que sufrir por si se desplaza o se cae.

Al pensar en resistencia a veces creemos que es sinónimo de pesado pero en el caso del aluminio no es así. Es un material muy ligero que resulta ideal sobre todo para áticos donde no queremos recargar la terraza con una estructura muy pesada.

pergola de aluminio

Poco mantenimiento

Otro aspecto importante de las pérgolas de aluminio es que requieren poco mantenimiento. El aluminio resiste la lluvia, la humedad, el sol y cualquier cambio de temperatura sin sufrir alteraciones.

Esto significa que la estructura se mantiene en perfecto estado y que casi no hay que hacer reparaciones o labores de mantenimiento, aspecto que supone un ahorro.

pergola de aluminio

Pérgolas de aluminio bioclimáticas

Al hablar de pérgolas de aluminio hay que hacer referencia a las pérgolas bioclimáticas, unas pérgolas que se realizan principalmente en aluminio.

Este tipo de pérgolas permiten controlar la temperatura del espacio cubierto gracias a su sistema de lamas de aluminio orientables, con el cual se puede dejar entrar más o menos aire y sol dependiendo de las preferencias de cada momento.   

Una opción que además permite disfrutar del exterior durante los 365 días del año.